Descuentos en Planes Anuales. Up to 30% OFF

Otra Manera en que los Códigos QR Fallan

La gente ha estado prediciendo el fin de los códigos QR y el fracaso de su uso en marketing como una razón para defenestrar la vinculación digital. Ahora hay un error aún más grave que prueba que son más los problemas humanos que generan fracasos con los código QR.

Recientemente, la compañía Heinz experimentó un problema con un código QR para promocionar su concurso Diseñe su propia etiqueta pero la culpa cayó en manos de la persona de marketing que se olvidó de renovar el dominio del sitio donde se promocionaba dicho concurso.

Cuando un hombre alemán escaneó el código QR en una botella de salsa de tomate (esto fue una promoción en Alemania), esperaba ser llevado a una página de Heinz sobre el diseño de su propia etiqueta. En su lugar, fue llevado a un sitio web de pornografía.

Los consumidores escanean los códigos QR que encuentran

La confusión surgió porque Heinz llevó acabo el concurso entre 2012 y 2014, y el dominio vinculado expiró recientemente (no había ninguna fecha de caducidad en el código QR ni en el concurso, con lo cual, su contenido podía ser visitado). La vieja botella, en un estante, todavía tenía el código y la información del concurso pero el dominio ahora era propiedad del sitio porno alemán Fundorado que inocentemente registró la dirección web por sí mismo, y el sitio de productos alimenticios y condimentos, que era propiedad de Heinz, fue reemplazado por pornografía.

Daniel Korell, habiendo escaneado el código y sorprendido ante el destino digital de contenido adulto, escribió en su página de Facebook:

[pullquote]“Su salsa de tomate en realidad no es para las personas menores de edad. Incluso si la botella era un sobrante, sigue estando en muchos hogares.”[/pullquote]

y,

[pullquote]“Es incomprensible que no hayan reservado el dominio por uno o dos años. Realmente no cuesta la Tierra.”[/pullquote]

Robar el poder de los códigos QR

Si uno extrapolara, uno podría sospechar que Fundorado, viendo una oportunidad para capturar miles de escaneos de usuarios de condimentos alimenticios, registró el dominio tan pronto como le fue posible y, aunque no fue un robo ni piratería de un código QR, Fundorado cosechó los beneficios de los interesado a través de los códigos QR en las botellas de condimento, fabricados en millones.

Algunos pueden decir que Fundorado «saborea» la publicidad gratuita que recibe de esta noticia y Heinz, al pedir disculpas al señor Korell, prometió ponerse al día con la tecnología y su impacto en los consumidores.
Heinz dijo que le permitiría a Korell crear su propia etiqueta y que le enviarían una botella impresa con su diseño. Fundorado también le ofreció a Korell un año de suscripción gratuita.

La lección de los códigos QR

Han habido artículos que hablan de la colocación incorrecta de códigos QR, sitios web no aptos para dispositivos móviles, malas llamadas a la acción y otras malas decisiones de marketing basados en la falta de conocimiento sobre la tecnología. No renovar un dominio, vinculado a un código QR, por la vida de un producto (o simplemente cambiar la URL a otra página), está en contra del uso básico. Es como un martillo sin clavos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Discover why Fortune 100 companies choose to work with us every day.

More from uQR.me